X
Menu
X

asiame sexo

Zahn se levanto asi­ como salio sobre alla carente esperar a que ella despertase del cualquier. Ni siquiera reparo en la mirada enamorada que ella le regalo desde la ventana al verlo alejarse. Estaba muy ocupado mirandose las unas con visaje triunfante.

En demasiadas situaciones habia esperado a gustar esas diferentes necesidades, las puramente sexuales, antiguamente de dar su ataque de chispa, su mordisco mortifero; aquel jornada la impaciencia no le permitia soportar la espera, sobre forma que detras de el primer beso, disimuladamente, fue desviandose hacia su cuello, besandola tiernamente, al tiempo que colocaba sus dedos como se instala el banderillero delante del toro, erguido, con las brazos en elevado, de asestar, finalmente, su asalto certero clavando las dos unas en su cuello. Ella abrio los ojos con inevitable sena de terror, pero a continuacion se sintio desfallecer, invadida por la languidez apacible que la debilitaba dulcemente, mientras Zahn absorbia con ansiedad su codiciado brebaje, atinado, extasiado, incansable hasta agotarla. Parecia un juguete que se iba desinflando lentamente, dejandose caer, inerte, contra el respaldo, con la comienzo hacia antes, las brazos caidos, las pies arrugados igual que se arrugan los pies de los invalidos. Cuando acabo se dio cuenta de que le dolian los labios desplazandolo hacia el pelo sonrio con gesto picaro. Ella yacia en la silla, en apariencia muerta. Por lo tanto el novio se sento frente an ella y no ha transpirado espero. Pasaron 2, tres, quiza cuatro horas, carente que ella hiciese el menor movimiento. Zahn comenzaba a dudar sobre que su novedosa forma de ataque tuviese resultado de contagiar a las victimas cuando, sobre golpe, la novia abrio las ojos.

EL PIANO

Un anomalo ruido la desperto. Parecian golpes, aunque eran golpes musicales, en otras palabras, al mismo lapso que el estruendo caracteristico del ataque sonaban notas que vibraban en el aire a lo largo de diez o veinte segundos. La calma que continuamente habia en el cenador al que asomaba su dormitorio habia sido interrumpida por aquel sonido tan sorprendente, de forma que se levanto sobre la cama desplazandolo hacia el pelo fue a asomarse. (more…)

Recent Comments

Categories